Facebook Twitter Google +1     Admin

COMUNICADO DE LOS TRABAJADORES DEL MUSEO CANARIO

20100118172014-museo-canarrio.jpg

Los trabajadores de El Museo Canario informan:


Aprobados los presupuestos de las instituciones públicas canarias para 2010, casi todas
las entidades culturales han visto drásticamente recortadas sus respectivas asignaciones.
Ante esta situación, los trabajadores de El Museo Canario queremos expresar nuestra
repulsa contundente a un reparto presupuestario que nos parece irracionalmente injusto,
socialmente irresponsable y estratégicamente ineficaz, pues somos conscientes de la
situación en la que queda nuestra industria cultural tras el recorte de los presupuestos
destinados a cualquier actividad relacionada con la cultura. La actual crisis económica,
en la que se escudan los responsables políticos para justificar esta extraña forma de
distribuir el dinero público, viene acompañada de otra crisis cultural cuyas
consecuencias son mucho más graves, porque el desprecio de la cultura que demuestran
los gestores políticos fomenta el progresivo desinterés de sectores cada vez más amplios
de la sociedad por su propio desarrollo cívico e intelectual.


En el caso de El Museo Canario, con unas asignaciones presupuestarias que ya eran
míseras y que no se habían actualizado desde 1998, los recortes acumulados en los dos
últimos ejercicios nos conducen a una situación insostenible, de tal manera que la
empresa ya ha planteado como la única salida posible la apertura de un expediente de
regulación de empleo que afectará a la mayor parte de su plantilla de profesionales.
Además, en caso de prolongarse esta coyuntura podría producirse la pérdida o el
deterioro irreparable de una buena parte del patrimonio que configura nuestra propia
identidad histórica.

Hace un año las puertas de El Museo Canario estuvieron a punto de cerrar por los
recortes de 2009, pero no parece que en las corporaciones se valorara correctamente la
importancia de este hecho puesto que en los presupuestos para 2010 se han aprobado
nuevas e importantes reducciones. Esto ha de suponer, además del perjuicio laboral para
los trabajadores, la clausura de la mayor parte de los servicios públicos de esta
institución cultural, y previsiblemente, si nuestros representantes políticos no rectifican,
el fin de su presencia en la sociedad. Para paliar esta situación, los empleados nos
mostramos dispuestos a negociar la reducción temporal de plantilla que se nos ha
propuesto, pero al mismo tiempo, más allá de nuestra situación personal y familiar,
queremos expresar nuestro malestar por la consecuente eliminación de servicios a la
sociedad y transmitir nuestra preocupación por la posible repetición del problema en
años sucesivos.

Los empleados no entendemos el anunciado ERE como un conflicto entre la institución
y los trabajadores, pues somos conscientes de que el problema, meramente económico,
viene inducido desde unas corporaciones públicas que, a nuestro entender, no han
sabido asumir sus propias responsabilidades en materia de cultura y patrimonio. En
estas circunstancias, aunque fuera posible una gestión aún más exquisita, no se habría
podido, administrando unos presupuestos insuficientes, evitar el declive.
Con una decisión que ahoga económicamente a El Museo Canario, las corporaciones
están creando además una curiosa paradoja, pues las mismas entidades que inducen la
quiebra definitiva de la institución están financiando las obras de ampliación que se
llevan a cabo en su sede de Vegueta, las cuales tienen por objetivo la creación de un
espacio acorde con las necesidades de conservación, investigación y divulgación que un
centro de estas características necesita y una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria
merece.

El Museo Canario, con vocación natural de servicio público, ha venido supliendo
durante ciento treinta años una carencia de los organismos oficiales, custodiando y
poniendo a disposición de toda la sociedad, de manera totalmente desinteresada, la
mejor colección arqueológica de Gran Canaria y la más importante biblioteca
patrimonial del archipiélago, siendo también un referente ineludible del turismo insular.
Por todo ello, los trabajadores de El Museo Canario reclamamos un compromiso cabal
que implique al Gobierno de Canarias, al Cabildo de Gran Canaria y al Ayuntamiento
de Las Palmas de Gran Canaria. Un compromiso que, además de corregir los
respectivos recortes presupuestarios de 2010, evite que esta situación pueda repetirse o
incluso empeorar en futuros ejercicios.

Las Palmas de Gran Canaria, 13 de enero de 2010
Firmado:

Plantilla de trabajadores de El Museo Canario
(Luis Regueira Benítez, representante de los trabajadores)

18/01/2010 17:16 Ecoboletin VER NOTICIA. DERECHOS:

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next