Facebook Twitter Google +1     Admin

DIOXINAS

20060117110435-no-mas-dioxinas.jpg

SON LIBERADAS PRINCIPALMENTE POR ACTIVIDADES HUMANAS COMO LA INCINERACIÓN Y LA QUEMA DE COMBUSTIBLES,

Consumer.es

El término "dioxinas" hace referencia a un grupo de sustancias químicas cloradas, de carácter orgánico, que poseen una estructura química similar. Junto con las dioxinas se suelen encontrar furanos, unos compuestos químicos similares. Las dioxinas han hecho saltar la alarma social en los últimos años como un elemento de riesgo para el medio ambiente y la salud. Hay varios cientos de tipos de dioxinas que se encuentran diseminadas en el medio ambiente, pero en su mayoría son inocuas o levemente tóxicas. Sin embargo, una docena de ellas, especialmente la conocida como 2,3,7,8-TCDD, presentan altos grados de toxicidad.
Las dioxinas y los furanos se forman de manera involuntaria, excepto en pequeñas cantidades para trabajos de investigación, y son liberadas principalmente por actividades humanas como la incineración y la quema de combustibles, en el proceso de fabricación de algunos pesticidas, conservantes, desinfectantes o componentes del papel, cuando se queman a bajas temperaturas algunos productos químicos, gasolina con plomo, plástico, papel o madera, etc., aunque también se forman, en menor cantidad, en procesos naturales como incendios forestales o erupciones volcánicas. Las dioxinas viajan por el aire y se depositan sobre el agua o la tierra
Los animales, a través de su comida, acumulan las dioxinas en su grasa, y así van aumentando las concentraciones en cada nivel de la cadena alimenticia. Por ello, más del 90% de la ingesta de dioxinas por los humanos se produce a través de los alimentos, fundamentalmente de origen animal. Los bebés amamantados son especialmente sensibles, puesto que la ingesta de dioxinas con relación a su peso corporal es entre diez y cien veces mayor que en los adultos. Las dioxinas son transformadas lentamente en el cuerpo y tardan unos cinco años en reducirse a la mitad, por lo que tienden a acumularse en las grasas y en el hígado.
Los estudios realizados no han podido demostrar que las personas expuestas a estas sustancias, incluso en dosis muy altas, tengan índices de mortalidad más altos que lo normal. Cuando algunas personas han estado expuestas a altas concentraciones de 2,3,7,8-TCDD han tenido diversos problemas de salud, pero en casi todos ellos desaparecen pronto, excepto un fuerte acné, llamado cloroacné, que a veces se ha mantenido durante décadas. Sin embargo, diversos experimentos de laboratorio con animales han comprobado que dosis no letales pueden producir cáncer, defectos de nacimiento, reducción en la fertilidad y cambios en el sistema inmunitario, por lo que las autoridades sanitarias controlan que no se sobrepasen determinados niveles a medida que se van conociendo nuevos datos. Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido una Ingesta Diaria Tolerable (IDT), un valor medio de forma que puede ser ocasionalmente sobrepasado durante cortos períodos sin consecuencias para la salud. No obstante, lo que más preocupa son los efectos, desconocidos en la actualidad, que a largo plazo pueden darse en personas expuestas a dosis muy bajas, que no provocan efectos apreciables a corto plazo, en especial aquellos problemas relacionados con malformaciones en el feto y la aparición de tumores malignos.

Afortunadamente, en la mayoría de los países industrializados la exposición a las dioxinas se ha reducido en casi un 50% en comparación con principios de los 90. La Unión Europea (UE) obliga a todos los países a controlar el nivel de dioxinas en los alimentos que producen y exportan, y la normativa que regula la vigilancia y el control de las dioxinas en alimentación y en el medio ambiente se adapta continuamente a partir de los nuevos conocimientos científicos, para fijar unos niveles más seguros.

Principales intoxicaciones
El primer caso de intoxicación conocida por dioxinas se produce en 1976, en el accidente de Seveso (Italia). La liberación de importantes cantidades de dioxinas por parte de una empresa farmacéutica afectó gravemente a decenas de miles de personas. En España se detectó, en 1982, el único caso documentado hasta la fecha de intoxicación por dioxinas. Una familia de Sevilla sufrió cloroacné y síntomas de intoxicación tras consumir aceite envasado en un recipiente de plástico que tenía impurezas de dioxinas. Los amagos de intoxicación desaparecieron totalmente tras un año de no consumir ese aceite y la afección cutánea pudo ser tratada satisfactoriamente.
A comienzos de 1999, un laboratorio había detectado en Bélgica la presencia de dioxinas y otras sustancias tóxicas en los piensos de pollos y gallinas, pero las autoridades belgas no lo comunicaron a la Comisión Europea (CE) hasta un mes más tarde, con lo que el potencial peligro para los ciudadanos había alcanzado grandes dimensiones. Tras este escándalo, la normativa europea se endureció aún más, con revisiones y controles cada vez más frecuentes para detectar dioxinas y productos relacionados en toda clase de alimentos, piensos y sus componentes.

http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/urbano/2006/01/09/148383.php


 

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: cesta ecologica

buen articulo. Gracias
http://cestaecologica.es

Fecha: 29/10/2011 13:08.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next