Facebook Twitter Google +1     Admin

EL CAMPO MAJORERO BUSCA LA CALIDAD

20060306222609-pic-fuerteventura.jpgEl objetivo que perseguimos es recuperar el equilibrio entre hombre y medio". Así se expresa el presidente de Semilla Majorera, Michel Miltiade, al referirse a los objetivos que persigue la agricultura ecológica. La asociación está compuesta por unos 17 socios, aunque no todos ellos son productores. Estos pioneros en este tipo de prácticas agrícolas recuerdan que "no estamos inventando nada, sino usando formas y técnicas ya usadas por nuestros abuelos", sentencia Miltiade.
LA PROVINCIA (6/03/06)

La finca de Michel cuenta con un pequeña plantación de albahaca, rúcula, fresas o parras, además de otras hortalizas. Los cultivos se entremezclan con los proyectos en marcha, pero no concluidos todavía por falta de financiación. Si todo sale según el agricultor tiene previsto, un sistema de placas solares garantizará la autosuficiencia energética, que además será limpia. Junto a esto, otros cultivos como el aloe vera complementarán una producción que sus clientes le quitan de las manos todas las semanas.

Tanto éste como otros productores comenzaron vendiendo lo que la tierra daba en sus propias fincas, pero desde hace un año han conseguido una forma de llegar a más público. Cada sábado por la mañana todos los integrantes de Semilla Majorera que tengan algo que vender exponen sus productos en la plaza pública de Lajares, sin intermediarios y sin coste alguno de transporte. Los clientes, que ya llegan a una treintena de fieles consumidores de productos ecológicos, compran absolutamente todo. Estas ventas se complementan con otras que se realizan a los restaurantes, consistentes básicamente en hierbas aromáticas frescas.

"A pesar de que todo se vende todavía no somos autosuficientes, si no hay implicación de las administraciones. Además, hay que seguir trabajando en concienciar a la población acerca de estos productos", señala Michel Miltiade.

"Nosotros no intentamos competir con la agricultura tradicional, pero éstas tienen un límite, puesto que se carga la tierra. Es ridículo traerlo todo de fuera, gastando millones en transporte, cuando aquí podemos cultivarlo, sin quizá tanta cantidad, pero sí con más calidad", apostilla este agricultor.
http://www.la-provincia.com/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=40519&pIdSeccion=14&pNumEjemplar=989

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next