Facebook Twitter Google +1     Admin

SORIA Y EL GOLF

20051209095919-soria-golf.jpgSORIA Y EL GOLF
José A. Alemán
Canariasahora.com (8/11/05)
Soria volvió a anunciar mogollón de campos de golf como oferta para el famoso turismo de calidad. Ocuparán, según Los Verdes, cantidad de suelo rústico y servirán de tapadera a grandes operaciones inmobiliarias y de especulación del suelo. Cosa que, la verdad, me extrañaría porque, es fama, si algo está lejos de las intenciones de los mandarines es la especulación. Ni pasárseles por la cabeza, oye.
Según los mismos Verdes, esa acumulación de campos será un “suicidio medioambiental”; con lo que han pecado de imprecisión porque no es realmente el medio ambiente quien atenta contra sí mismo, pobrecito, sino que son los mandarines, con Soria a la cabeza, quienes le disparan al corazón. Entre los males que acarrearán al decir de Los Verdes figura la dispersión de abonos químicos, insecticidas, herbicidas y toda la peste, además del consumo de cantidades de agua (más de la mitad de la recogida en los depósitos y presas de la isla, aseguran) y un mayor gasto energético, con su incremento de emisiones a la atmósfera, si se trata de usar agua desalada. Uno, volveré a repetirlo, no tiene nada contra el golf. Me parece muy bien que haya instalaciones para su práctica y no olvido que, en efecto, es un atractivo turístico a tener en cuenta. Tradición. Pero una cosa es una cosa y dos cosas pasarse que es, exactamente, lo que hace Soria. De puro necesitado que está de ofrecer grandes “realizaciones” y paridas varias de impacto para convencernos de que deberíamos dar gracias al cielo que lo ha puesto ahí. Es un hombre que no nos merecemos; sólo que las desgracias nunca vienen solas.
 Por si hay alguna duda que la calificación de suelo rústico para uso golfístico se orienta a la especulación, el propio Soria aclaró que el incremento de la oferta de golf irá acompañada del paralelo incremento de la oferta alojativa (“de calidad”, que es la muletilla de moda) y de la mejora de la ya existente.
En otras ocasiones me he ocupado de las inquietudes golfísticas sorianas. No me repetiré ahora más allá de registrar eso, que ya va el hombre por veinticinco campos de golf y subiendo. Lo que sí diré es que con tanto espacio de que dispone para poner campos, bien pudo el Ayuntamiento negarse al vallado de la plaza de Santa Ana para no sé qué actos relacionados con la Feria Internacional de Turismo de Golf. En el plan que están, no me sorprendería que al quitar el vallado apareciera la plaza convertida en un green. También atrae al turismo de calidad un barrio viejo y resulta contraproducente tenerlo tan ocupado casi de fijo por escenarios, casetas de ferias y toda la peste que impiden hasta fotografiarlo.
 Las reticencias a este tipo de iniciativas las considera Soria oposición al bienestar y al desarrollo de la isla. Una coartada para hacer lo que le da la gana, con frecuencia forzando o ignorando las leyes. En ocasiones le han parado las patas, caso de La Gran Marina o de las prisas por derribar el Estadio Insular y alguna otra de menor cuantía. En el caso del golf no sé, ahora mismo, si ha vuelto a repetir faena o si se ha atenido a las directrices en la materia respecto a la morfología del paisaje y al uso de recurso de los que no andamos sobrados, como el agua. Él es como es y cualquier cosa resulta posible .

http://www.canariasahora.com/opinion/editar_opinion.asp?idopinion=4682


 

 
09/12/2005 09:59 Ecoboletin VER NOTICIA. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next