antena_juan.jpgFoto: Juan de la Bárcena, Jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Insular de Gran Canaria

OCULTOS DEL LOS EFECTOS

JUAN DE LA BÁRCENA, EN UN ANÁLISIS BREVE SOBRE LOS EFECTOS DE LAS ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS, ASEGURA QUE ÉSTAS PENETRAN EN LA CABEZA HASTA ALCANZAR UNA PROFUNDIDAD DE VARIOS CENTÍMETROS, PUDIENDO AFECTAR A ESTRUCTURAS INTERNAS, ENTRE ELLAS A LOS DEL OÍDO.

Canarias7 - 31/07/2005

Al jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Insular de Gran Canaria le preocupa la información pública sobre los efectos de la ondas radioeléctricas. «Las administraciones responsables no están dando toda la información necesaria y global de todos los conocimientos que en la actualidad existen sobre la repercusión de las ondas magnéticas que originan la telefonía móvil», explica. Los expertos a los que acude, es este caso el Ayuntamiento de Las Palmas, tratan el tema «de una manera muy superficial y sólo se reconoce el aumento de temperatura a nivel del organismo». «No me parece serio que aún se pretenda colocar más antenas de telefonía sin realizar un gran estudio que lleven a ubicarlas en determinadas zonas que puedan ser controladas perfectamente y que no expongan a los habitantes de casas, colegios, espacios donde se realizan tareas de ocio, es decir, en aquellos espacios que la legislación denominaron espacios sensibles, que en mi opinión, se deben extender aún más».
Explica el reconocido otorrinolaringólogo que los ciudadanos deben entender que cuando se dice que aumenta la temperatura de su cuerpo, «se debe a que este absorbe las ondas magnéticas produciéndose una aceleración de las moléculas de nuestra sangre que al chocar unas con otras generan calor, si este calor no es controlado como sucede con órganos de poca vascularización, se traduciría en daño irreparable».
Los daños se producen a nivel de globo ocular con la formación de cataratas, alteraciones en el desarrollo embrionario, abortos, quemaduras superficiales o profundas, incluso existiría la alta sospecha, sostenida por algunos autores, en la producción de tumores a pesar de ser ondas de baja frecuencias, no ionizantes, ya que, las de altas frecuencias o ionizantes no cabe la menor duda de que producen estas alteraciones.
Sobre los argumentos para justificar la proliferación de antenas de telefonía móvil, Juan de la Barcena dice que existen punto de vista diferentes de muchos científicos, que no son recogidos y cita los recientemente publicados por el departamento de investigación del hospital Ramón y Cajal de Madrid y otros.
Audición. «Por si fuera poco -explica De la Barcena- existe un estudio reciente publicado en el acta de otorrinolaringología española en el mes de mayo del 2005 en el que se estudia el efecto de la telefonía móvil en la audición. Este trabajo se realizó en un período de tres años entre jóvenes que utilizaban la telefonía móvil y otros que no. La audiometría «tonal liminar» efectuada en los dos grupos estudiados permitió establecer unos umbrales medios por vía aérea y compararlo. En ellos pudo observarse que la curva auditiva de la primera exploración resultó simétrica en ambos oídos. La efectuada a los tres años fue igualmente simétrica pero se observó que los jóvenes que habían utilizado la telefonía móvil tenían una elevación del umbral auditivo entre uno y seis db mientras los que no lo utilizaban no presentaban ningún tipo de alteración. El trabajo termina diciendo que «a fecha de hoy no es posible desligar el empleo de los teléfonos móviles con el daño auditivo».
Este trabajo se realizó en el hospital clínico de Valencia en base a que si era cierto lo publicado en el que se afirma que la exposición a campos electromagnéticos permite que un 75% de la energía generada por un sistema de telefonía móvil penetra en la cabeza hasta alcanzar una profundidad de varios centímetros pudiendo afectar a estructuras como el hipotálamo , globo ocular, nervio óptico, las meninges y por tanto también tendría que ser afectado el oído.
Para el doctor De la Bárcena «existe una clara oposición de muchísimos vecinos que se encuentran con instalaciones en sus azoteas por contratos realizados en una época en donde no se tenía conocimiento de los perjuicios que para la salud podía suponer», e insiste en la necesidad de revisar estos contratos hechos sin conocimientos suficientes de los perjuicios que para la salud podían ocasionar.
Juan de la Bárcena, en un análisis breve sobre los efectos de las ondas electromagnéticas, asegura que éstas penetran en la cabeza hasta alcanzar una profundidad de varios centímetros, pudiendo afectar a estructuras internas, entre ellas a los del oído.
LOS ESTUDIOS POSTERGADOS
Juan de la Bárcena enumera algunos autores que han estudiado los efectos sobre la salud de las ondas de telefonía:Golmith ha publicado en la prensa científica que la exposición a la radiofrecuencia de las telecomunicaciones tiene efectos adversos para la salud humana incluyendo el cáncer entre estos efectos.Coghill o N.Cherry dicen que existen pruebas suficientes de que la exposición a niveles de emisiones de las ondas de telefonía muy por debajo de los establecidos como seguros, puede tener efectos adversos para la salud.
PELIGROSOS A TRES KILÓMETROS
Andreas Varga, director del instituto de higiene de la universidad Heidember (Alemania) que las emisiones de estas radio son peligrosas hasta 3 kilométros de distancia y que actúan sobre el organismo pudiendo producir alteraciones del sistema inmunológico, modificar la glucosa en la sangre, alteraciones de la información genética así como aumentar las hormonas del estrés. Autores españoles sostienen que la presencia de una antena cerca de nuestra casa o trabajo puede tener peligrosos efectos psicosomáticos.
«NO» A LAS ANTENAS EN LA UNIVERSIDAD
Juan De la Bárcena va más allá de la recomendaciones sobre el uso de la telefonía para decir que se siente «solidario con las 500 firmas para oponerse a la colocación de una antena de telefonía móvil en la azotea del aulario de la Facultad de Derecho en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria». El médico pide al rector que publique las 1000 firmas que encontraría a favor según publicó a la opinión pública.
MÁS PROTECCIÓN PÚBLICA
Una de las preocupaciones de Juan de la Bárcena es el hecho de que los ayuntamientos no han respetado las recomendaciones en los espacios sensibles impuestos por la legislación vigente. «En realidad creo - explica el especialista- que la protección debe ser generalizada, sin embargo existen circunstancias que en estos espacios aumentan el riesgo ya que en ellas se realizan actividades deportivas que aumentan la temperatura del cuerpo y que se verían afectada por un aumento mayor ocasionado por estas ondas magnéticas, con el consiguiente riesgo de producir alteraciones circulatorias».
«No debemos permitir ni un solo caso de enfermedad por intereses económicos y, por tanto, debemos protegernos de la invasión incontrolada de estas antenas sin olvidar aquellos sistemas que producen efectos ya demostrados sobradamente como son los cables de alta tensión, emisoras de radio, etc.», explica De la Barcena.
«Todo esto es muy serio y como tal debe ser atendido por las autoridades». Como ejemplos claros en los que se incumplen la protección de estas áreas sensibles el doctor pone las antenas de telefonía situadas en Las Canteras (playa Chica, Alfredo L. Jones) y La Puntilla. «Todas estas áreas donde todos los que vivimos en Gran Canaria nos sentimos orgullosos pero en las que estamos rodeados de antenas que, cuanto menos nos dan derecho a la duda». El reconocido otorrinolaringólogo considera que existen muchos espacios a proteger, como el parque San Telmo, la plaza de la Feria, la calle Primero de Mayo o la playa de Las Nieves (Agaete).
Recuerda Juan de la Bárcena que este problema no sólo lo encontramos en Gran Canaria sino que en Santa Cruz de Tenerife existen plazas emblemáticas y zonas de esparcimiento como puede ser la Avenida de Anaga, incluso se da la circunstancia en dos edificios situados en las ramblas (Edfificio Isa), ubicado a escasos metros de uno de los mayores institutos de Canarias y otras áreas deportivas en las que se sitúan estas antenas que siguiendo las recomendaciones del Real Decreto se tendrían que haber eliminado. El eminente médico deja constancia en sus recomendaciones a las distintas operadoras, «que los ciudadanos queremos progreso pero que todos estos problemas tienen que ser ordenados en conjunto». Así y todo, este especialista respalda la gestión de los ayuntamientos de Las Palmas y Santa Cruz en los últimos: «Sabrán dar respuesta a la protección social».
http://www.canarias7.es/impresa/articulo.cfm?Id=969965&dia=31/07/05

Más información:
NIVEL AUDITIVO Y USO INTENSIVO DE TELÉFONOS MÓVILES
Acta Otorrinolaringol Esp 2005; 56: 187-191

“El empleo de telefonía móvil entre usuarios frecuentes a medio plazo permite detectar
ligeras pérdidas de audición no observadas en no usuarios, si bien el motivo último de este desorden auditivo no queda demostrado con los datos obtenidos”
http://acta.otorrinolaringol.esp.medynet.com/textocompleto/actaotorrino44/2.pdf

CIENTÍFICOS VALENCIANOS REALIZAN UN INFORME CONTRA LA PROLIFERACIÓN DE LA TELEFONÍA MÓVIL
Se han detectado roturas en el ADN, aberraciones cromosómicas e incremento del cáncer de cerebr

http://www.medynet.com/elmedico/noticias/2001/02/09/n8.htm

****