Facebook Twitter Google +1     Admin

GUERRA EN EL CONFITAL

confital.jpgLA POLICIA ´TOMA´ LA PLAYA DE EL CONFITAL PARA IMPEDIR QUE LOS VECINOS ACAMPEN

Campistas de El Confital recurrirán la próxima semana en la jurisdicción de lo Contencioso-Administrativo la prohibición de acampar en la zona, después de que ayer se volvieran a registrar protestas por el nuevo vallado colocado por el Ayuntamiento que impedía el acceso a Punta Salinas.

LA PROVINCIA (03/04/05)

Una decena de policías municipales y varias de los antidisturbios de la Policía Nacional acudieron al lugar, aunque estos últimos se retiraron unos minutos después de su entrada y no llegaron a actuar.

Desde las diez de la mañana y hasta alrededor de las dos de la tarde varias decenas de agentes de la Policía Local estuvieron en el lugar para impedir que, tal y como ocurrió en la pasada Semana Santa, los campistas derribaran el vallado y los vehículos accedieran a la zona costera trasera de El Confital.

Además, sobre el mediodía, para cuando la tensión entre campistas y agentes llegó a su punto más álgido, seis furgones de la Unidad de Intervención Policial de la Policía Nacional se presentaron en el lugar. Pero apenas bajaron de sus vehículos para volver a subir e iniciar el camino de regreso.

MOVILIZACIÓN.

Según explicó ayer a este periódico Felipe Ros, uno de los portavoces de los campistas, la protesta se decidió cuando los habituales de El Confital comprobaron que el Ayuntamiento había vuelto a colocar la valla en el acceso a Punta Salinas. "No habíamos organizado acampada para este fin de semana, después de la movilización en las vacaciones de Semana Santa. Pero cuando vimos la valla decidimos la protesta".

Alrededor de medio centenar de campistas, sobre las diez de la mañana, procedieron entonces a la instalación de dos casetas, justo a la altura del vallado.
Agentes de la Policía Local procedieron entonces a levantar sanciones
contra dos de los campistas.
Las multas formuladas por los agentes fueron dos por instalar otras tantas casetas y por alterar el orden público. Las sanciones, leves, implican una carga económica de hasta 750 euros, según manifestó ayer a este periódico Paulino Montesdeoca, concejal de Seguridad y Movilidad Ciudadana. Carlos Mederos, otro de los ciudadanos que intervino en la protesta, señaló que "extrañamente" las multas recayeron en dos personas "cuando todos los que participamos en la instalación de las casetas mostramos nuestros carnés de identidad a los policías municipales".

Los campistas se concentraron más tarde en otra zona de la playa para expresar su protesta y después, en menor número, junto a la valla de prohibición en la que se colocaron, asimismo, agentes municipales para controlar que no se desmantelaba la barrera,
Como había ocurrido el jueves santo, e impedir el paso de los vehículos a la parte trasera de la costa de El Confital.
Mientras esto sucedía, decenas de personas disfrutaban de un día de playa ubicadas en las áreas de baño, practicando la pesca, el buceo y otras actividades acuáticas. Algunos usuarios instalaron sombrillas junto a sus vehículos, a los que ayer sí se les permitió el paso hasta el aparcamiento habilitado por el Ayuntamiento
en la zona.

Sobre la una y media de la tarde, la situación volvió prácticamente a la normalidad y la mayoría de los vehículos policiales del cuerpo municipal abandonaron el lugar.
A primeras horas de la tarde, una tercera caseta se instaló en la zona próxima a la valla, una nueva acción de protesta de los campistas que pretendían quedarse a pernoctar.

Un número no determinado de ellos presentarán un recurso la próxima semana contra el reglamento municipal que prohíbe acampar y pernoctar y contra las disposiciones al respecto de la Ley de Costas, según Felipe Ros.
Precisamente, en el acceso principal a El Confital, junto a la plaza de Pepe El Limpiabotas, el Ayuntamiento colocó un mural informativo en el que se advertía de la prohibición expresa de acampar, de pernoctar, de realizar asaderos y de tirar escombros, so pena de incumplir el artículo 28 del Reglamento de Playas.
A mediodía de ayer, parte de esa cartelería aparecía arrancada, pero cuando decreció la tensión y el grueso de los efectivos policiales abandonó el lugar, agentes locales volvieron a colocar uno nuevo.
Mientras, y durante toda la mañana, el trasiego de vehículos y personas era incesante en la vía principal de acceso a El Confital,
en el mismo punto en el que una semana antes la ira de centenares de personas había arrancado literalmente y tirado a la marea la valla que impedía la entrada de los coches.

En una vía sin asfaltar, estrecha y de unos tres kilómetros de longitud, la circulación es peligrosa, máxime si se combina con el tránsito de peatones.

Una situación que, según el concejal de Seguridad y Movilidad
Ciudadana, preocupa al Ayuntamiento. "Con la regulación de las
acampadas también se intenta controlar los accesos, que pueden resultar peligrosos en un momento dado en una vía que no reúne
las condiciones más óptimas". El departamento que dirige Paulino Montesdeoca ha destinado cinco vehículos y una decena de agentes de la Policía Local para que controlen los usos del lugar. Un contingente que también estará hoy operativo, según el concejal.
El Ayuntamiento ya había advertido esta semana con imponer fuertes sanciones a los campistas que volvieran este fin de semana a levantar sus casetas en El Confital.
La alcaldesa, Pepa Luzardo, publicó un bando en el que informaba a los ciudadanos de la nueva regulación en el espacio de propiedad municipal en donde con anterioridad se desmantelaron hasta 600
infraviviendas, algunas de ellas utilizadas como segunda residencia para vacaciones y veraneo.
El Reglamento de Playas impide acampar en Las Canteras, en Alcaravaneras y en La Laja. El Ayuntamiento considera que el área de El Confital forma parte de la playa de Las Canteras, luego la prohibición se extiende a una zona, además, calificada como paraje natural y con especial protección.

LUZARDO VALLA EL CONFITAL
CANARIAS7 (02/04/05)
Los campistas convocan un nuevo acto de protesta para hoy a las 10.30 horas y aseguran que pasarán otra vez con o sin permiso. Los vecinos respetaron las indicaciones de los agentes ayer y no montaron tiendas
El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha cambiado de estrategia frente al problema de El Confital. Ayer adoptó una decisión que se sitúa entre la concesión a las reivindicaciones ciudadanas y la intransigente postura mantenida durante gran parte de la semana hasta que la alcaldesa, Pepa Luzardo, anunció que no iba a usarse la violencia para desalojar a nadie y que se intentaría concienciar a los ciudadanos poco a poco . La primera medida fue la publicación de un bando municipal en el que se pide colaboración a los vecinos y se les recuerda la normativa sobre playas y la importancia de preservar dichos espacios. La segunda, fue colocar cerca de 100 metros de valla para impedir el tráfico rodado, salvo excepciones, a partir del primer tramo de carretera y colocar varias unidades de policías locales para evitar las acampadas y los asaderos.
La respuesta de los vecinos no se ha hecho esperar. Para hoy, distintos grupos vecinales han convocado a los ciudadanos a participar en un acto de protesta que comenzará a las 10.30 horas. Muchos campistas que pensaban pernoctar anoche en la zona, decidieron no provocar tensiones, aunque mostraron su indignación al entender que «una vez más, lo que la alcaldesa pretende es enfrentarnos a la Policía, que cumple órdenes pero a los que respetamos y conocemos».
n Convocatoria
Víctor Manuel Hernández López cuenta en su haber con 19 denuncias por acampar en El Confital, «muchas de ellas son del mismo día», asegura mostrando un tocho de papeles amarillentos que ha ido coleccionando en la guantera de su coche.
Él lo tiene claro. «Qué pretenden. Mañana hoy para el lector se va a montar otro escándalo. Si entre el calor y algunas cervezas que se tome la gente algún exaltado le levanta la mano a un guardia aquí se va a armar, y eso es lo que el Ayuntamiento espera, una excusa para mandar antidisturbios y sacarnos a todos a golpes».
Afirma que el problema con los campistas «va a terminar como el istmo, con la alcaldesa defendiéndose ante los tribunales», y entre frase y frase se dirige a todo usuario de la playa para decirle: «Chacho, viejito, vamos a mojarnos mañana un poco, que hasta los guindillas están con nosotros», y recuerda a los usuarios que la convocatoria es hoy, entre las 10.00 y las 10.30 horas, y que «Luzardo bien que apareció para pedir el voto, pero ¿dónde está ahora?».
Ayer, el único asadero que se hizo fue en la zona militar.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next